viernes, 28 de junio de 2013

jueves, 27 de junio de 2013

Dueles, amor.

Y mírate ahora, estás feliz, feliz de verdad y me encanta verte así, pero también me duele porque no es gracias a mí, amor.

Otra vez esta puta ansiedad, estas ganas de llorar y de gritar que te echo de menos.

martes, 25 de junio de 2013

"Duele porque no me quedan ganas de llorar."

Dolor. ¿Qué es el dolor? Hay muchos tipos de dolores: dolor de cabeza, dolor de barriga, dolor de espalda, dolor al darte con el dedo meñique en la esquina de un mueble cuando vas descalzo, dolor de ojos cuando nadas en la piscina con los ojos abiertos y sin gafas... Dolor, siempre es dolor. Pero no hay dolor más grande que el de echar de menos a algo o a alguien que no va a volver, dolor al saber que nada volverá a ser como antes, que no volverás a abrazarle ni decirle un simple 'Te quiero'. Dolor cuando quieres hacer algo pero eres incapaz de hacerlo. También hay el dolor que parece que se va, pero siempre siempre siempre está ahí y cuando menos te lo esperas, empieza a doler de nuevo. Y aún así me sigo preguntando: ¿qué es el dolor?

lunes, 24 de junio de 2013

...

"Siempre tuvo miedo de perderle pero nunca pensó que le iba a perder de verdad."

"Llegué a pensar que respirar era una pérdida de tiempo estando a tu lado."

domingo, 23 de junio de 2013

viernes, 21 de junio de 2013

Escribir en tercera persona para que duela menos.

Le encantaba verle feliz, verle sonreír. Le encantaba mirarle a esos preciosos ojos marrones y acariciar su pelo. Le encantaba hacerle sonreír y que él la hiciera sonreír. Le encantaba darle abrazos y reírse con él. Le encantaba estar a su lado y rozar su piel. Le encantaba hacerle rabiar y decirle que era idiota. Le encantaba tenerlo cerca. Pero pasaron horas, días, meses y ella lo seguía queriendo más que a todo. Le echaba de menos y como una ilusa más creía que todo volvería a ser como antes, pero nada volvería a ser igual aunque le seguía encantando verle feliz, verle sonreír, mirarle a esos preciosos ojos marrones y acariciar su pelo. Aunque le seguía encantando hacerle sonreír, darle abrazos y reírse con él. Aunque le seguía encantando estar a su lado y rozar su piel. Aunque le seguía encantando hacerle rabiar y decirle que era idiota. Aunque le seguía encantando tenerlo cerca o, mejor dicho, aunque quería seguir teniéndolo cerca.

viernes, 14 de junio de 2013

"Y he aprendido que el tiempo es el único que no perdona."

Y una vez más, como siempre, volvía a recordarle, a él y a su sonrisa, a él y a su forma de ser, a él y como la hacía sentir, a él. Una vez más volvía a doler como si sintiese algo de nuevo o quizás, nunca había dejado de sentir algo, ahí estaba el problema.

lunes, 3 de junio de 2013

sábado, 1 de junio de 2013

Y la verdad es que...


"Mi órgano vital late sólo por obligación."

Y una noche más volvía a llorar. Lloraba por todo y por nada, nunca sabía que le pasaba o, quizás, lo sabía demasiado bien. Lloraba hasta quedarse sin lágrimas, hasta deshacerse por dentro, hasta autodestruírse, hasta que de ella no quedaba nada, hasta que sentía como su órgano vital dejaba de latir y se rompía, hasta que se quedaba dormida o mejor, hasta que se quedaba sin lágrimas.

¿Nuevo día? A mí me parece igual.

Empieza otro día. Parece que la canción que tengo como alarma no suena igual. Miro el móvil. Tengo cientos de whatsapps sin leer pero ninguno de esos es tuyo. No tengo ganas de levantarme. El frío y la tristeza me invade. Doy los ya conocidos "Buenos días, pequeños" y alguna que otra no-mención. La frase "Empieza el día, no quiero saber nada de nadie" no sale de mi cabeza. Aún no he levantado la persiana. Escucho como llueve al otro lado. Me pongo los cascos y subo el volumen. El reproductor de música está en aleatorio y, ¿cómo no? empieza a sonar esa canción. Me recuerda a ti. Me suena a ti. Las lágrimas ya no quieren seguir encerradas y empiezan a salir. Me duele, pero es un dolor que me gusta. Supongo que me gusta como dueles pero, cada vez, me dueles menos. Algún día, dejarás de doler, mis lágrimas no salirán por ti y esa canción dejará de sonarme a ti, dejará de recordarme a ti y se convertirá en una canción más.

Lo siento.

A veces necesito estar sola, que me dejen sola.
Que solo estemos yo y toda esta mierda que me acompaña.